Comienzan las presentaciones (AUTO_HUERTO 9)

El otro día os mostraba una panorámica general de la que se ha liado aquí fuera con el tema primaveral.Hoy os presento uno por uno a nuestros nuevos inquilinos/as del huerto 1, o sea, este:

Empecemos por orden de antigüedad.

Los primeros que pillaron parcela, fueron los ajos, esos tallos de la derecha.Los plantamos justo cuando llegamos, en noviembre,  y hasta dentro de un mes largo o así, no se recogen. Unos meses después, empezaron a compartir piso con la rúcula, una mala hierba convertida por los chefs en ingrediente de culto de ensaladas y pizzas.

El gran triunfo del huerto: las espinacas. Salieron absolutamente todas las semillas que plantamos. Para los que entiendan, me diréis que están muy juntas y que habría que recoger ya las hojas. Y tenéis razón en todo, pero me da pena arrancar las plantas, les he cogido mucho cariño. Y en cuanto limpiemos la nevera, que en verano sí que hay que encenderla, meteremos hojas al congelador que, por lo visto, se puede.

 Lo mejor de las espinacas es que vas cogiendo hojas y siguen saliendo más todo el tiempo.

Y las acelgas. Otra planta resistente y agradecida. La grande llegó al mismo tiempo que nosotros, ya venía en una maceta desde Madrid y ha soportado heladas y fríos varios. La pequeña va poco a poco,pero segura. La planta que veis al lado de la acelga pequeña, es una guisantera superviviente de una siembra de diciembre que no resistió las heladas.

Desfile de aromáticas. Empezando por la primera abajo a la izquierda de la fotografía: romero, cebollino, lavanda, tomillo y perejil. Al fondo está la menta, pero no quiso salir en la foto.

Uno de los rosales que rodean el huerto. Como este hay otros siete que son palitroques de una poda clavados tal cual en el suelo. Y renacen. Para muestra este botón tan lindo.

Una auténtica sorpresa fueron las patatas. Planté seis sin mucha fe y han salido seis matas tan lozanas como estas. Ni idea de que la planta de la patata era tan bonita.

Y las cebollas, cortesía de Vero, que están ya muy agarradas.

Por último, las nuevas inquilinas: cuatro matas de fresas que ya están empezando a dar frutos.

Esta mañana, antes de hacer las fotos, he estado regando. Todas las mañanas es lo primero que hago, antes de que empiece a darles el sol. Y mientras lo hacía, pensaba en que no es raro que el mundo capitalista ande cabeza abajo, loco, desorientado y perdido, triste, deprimido y decadente. Nunca el ser humano ha estado tan separado de la Naturaleza, y eso es antinatural para un ser que viene de ella. Se puede ser muy moderno, nihilista, bohemio, revolucionario, pasota, engreído, autónomo o librepensador. De acuerdo. Pero sentémonos un minuto a escuchar lo natural. ¿Es anticuado sentirse tan bien cuando percibes que perteneces a algo de una manera tan orgánica?

Anuncios

4 comentarios so far »

  1. 1

    la mujer del sombrero de ala ancha de caracol said,

    Me emociona tánto esta entrada…

  2. 2

    norcalinda said,

    Hola guapita de cara: Como ves sigo las evoluciones de tus experiencias huertiles pero…te diré: Qué haces que no vienes a recolectar ahora que lo tienes todo en pleno auge?.

  3. 3

    norcalinda said,

    Jolín que no me dejaba escribirte más.
    Quería decirte que tienes unos tomates como mi cabeza de gordos y bien rojitos, unos calabacines de escaparate, pepinos y flores por todas partes.
    Ahora es cuando tenías que meter fotucas.

  4. 4

    Ya…qué ganas de verlo…justo ahora no poder estar allí…:( ¡Mándame alguna fotillo!


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: